Campus

El rincón de las arañas

Pongamos que hablo de Maldonado

30 Jan , 2019  

Prof. Hermes J. Sanabria

Cada tanto, reflota aquella idea descabellada de la candidatura a organizar el Mundial 2030. Tanto es así, que hasta logra opacar en la opinión pública y en los titulares de prensa a cualquier otro tema del fútbol uruguayo. Hace ya algunos meses, se habló de que en ese despropósito que uno ya dejó en el olvido, nuestro país tendría dos sedes, lógicamente siendo el Estadio Centenario una de ellas. ¿Dónde podríamos poner otro estadio mundialista?, fue la pregunta que afloró, acaso sin saber de lo titánico que esto puede llegar a resultar.

Fíjese, que con todo lo que nos cuesta a nosotros los uruguayos ponernos a hacer las cosas una vez que nos decidimos a hacerlas, empezamos a hablar de demoler el Centenario y construir un estadio nuevo en su lugar. Ya eso, de pique, es un obstáculo inmenso, porque no somos afectos a los cambios. Restaría ver dónde ubicamos esa otra sede, y luego de autocensuradas las opciones de Rivera, Colonia y Paysandú, llegamos a la conclusión de que Maldonado sería el lugar adecuado.

Claro, en Maldonado está Punta del Este, aunque el Mundial se juegue en invierno. Ya con el atractivo de nuestro principal balneario, tenemos medio camino hecho. Un gol desde el vestuario, como se dice en la jerga futbolística. Ahora, lo que nos faltaría sería ver dónde construir ese segundo estadio mundialista que después nos va a quedar para realzar todavía más los partidos veraniegos de las estrellas.

Por si fuera poco, se habla de la construcción de una red ferroviaria entre Montevideo y la segunda sede uruguaya, pongamos que hablo de Maldonado, como si el tema trenes nos resultara sencillo de resolver. Sin ir más lejos, nos cuesta ponernos de acuerdo entre dos clubes para hacer una fusión, imagínese tirar abajo en Centenario ver qué nombre ponerle, en qué orientación se construye el nuevo, si la segunda sede será Maldonado o se optará por alguna “tapada”, llamar a licitación para la construcción de una nueva red ferroviaria –que no sabemos por dónde pasaría- para que los visitantes recorran con facilidad nuestra geografía… ¿verdad que cansa?

Ojo, no son pocos los que fantasean con las divisas que nos dejarían 20 partidos mundialistas jugados en nuestras tierras. A los soñadores, el aviso de que quedan 11 años. Haga usted el ejercicio de pensar cuántas cosas llevan más de 11 años en un cajón, y diga, con la mano en el corazón, si no es más fácil concentrarse en otra cosa más productiva.

Dejanos tu comentario

, , , , , ,